Mortems
carl panzram asesino en serie eeuu

Carl Panzram: el asesino en serie más repulsivo de EEUU

Carl Panzram es referido por muchos como el asesino en serie estadounidense más sádico. Durante 18 largos años, el hombre tatuado de 6 pies de altura con fríos ojos grises actuó como una ola de delincuencia individual. Robaba, violaba y asesinaba de una ciudad a la otra en varios países.

Carl Panzram, un asesino de sangre fría vivía con más de una docena de alias. Nadie sabía nada de él mientras vivió, nadie estuvo a punto de adivinar que los cientos de actos atroces fueron hechos por un solo hombre hasta noviembre de 1928. Antes de su muerte, confesó 21 asesinatos y más de 1000 violaciones masculinas, y por eso dijo:

No lo siento en lo más mínimo“. Era el mal personificado, y en sus propias palabras, “no he tenido conciencia, nunca he creído en el hombre, en ningún Dios o en el diablo “. “Odio a toda la maldita raza humana“, citó mientras documentaba las crónicas de su vida en la cárcel. 

Carl Entregó sus confesiones al único amigo que tuvo, Henry Lesser, un guardia de 26 años que conoció en la carcel en la que lo sentenciado a muerte. 

Cómo llegó a convertirse en un Psycho killer 

Carl nació en East Grand Forks, Minnesota el 28 de junio de 1892. Lo criaron con otros cinco hermanos por sus padres John y Matilda Panzram que eran inmigrantes de Alemania. Su vida de crimen comenzó a una tierna edad de 11 años y la ira se vio reforzada por diferentes eventos en su vida. En 1903, irrumpió en la casa de un vecino y robó algunas manzanas, pasteles y un revólver y fue descubierto. Después del incidente de la casa, fue enviado a la Escuela de Entrenamiento del Estado de Minnesota donde se gestó su ira y odio por todo lo humano. Mientras estaban allí, los miembros del personal lo violaron y lo golpearon. A menudo lo torturaban y lo obligaban a hacer cosas desagradables, como bailar desnudo con los miembros del personal. Todo esto en nombre de lo que los asistentes bautizaron como “The Painting House”.

Pasó dos años en la Escuela de Entrenamiento del Estado de Minnesota, después de lo cual fue declarado un “chico reformado”. Los cristianos le enseñaron acerca de Dios y la moral objetiva, aunque nada de esto se le quedó grabado. De hecho, tuvo el efecto opuesto. Cuando finalmente se fue, él sabía lo que quería hacer en su vida. Había tomado la decisión de robar, violar, quemar y destruir todo lo que se le aparecía.

Sin hogar

Al volver a casa, Carl no encajaba. Después de la tortura inhumana por la que había pasado y todas las atrocidades que le habían hecho, sintió un vacío que llenó de drogas y alcohol a lo largo de su adolescencia. Siempre estaba ebrio y en problemas con las autoridades por robos y robos, así como por una serie de otros crímenes. A los 14 años decidió fugarse de su casa. Viajó de ciudad en ciudad, donde continuó con sus atracos. En uno de los trenes, violaron a Carl en grupo. Un grupo de vagabundos lo atacó dentro del tren y luego una pandilla lo violó. Aquí es donde, finalmente, su odio por los seres humanos se afianzó. En sus palabras:

odiaba a la raza humana“, incluido él mismo.

Los inicios de un monstruo

Un año después de que se fugara de su casa, Carl Panzram estaba bebiendo en un salón en Montana cuando decidió alistarse en el ejército de los EE. UU. No duró mucho en el ejército antes de ser declarado culpable de hurto y de ser encarcelado en el Cuartel Disciplinario de Fort Leavenworth. Según Panzram, es durante su encarcelamiento toda la bondad que quedaba en él sublimó y perdió la esperanza hacia la humanidad. Si hubiera tenido una bomba nuclear para entonces, habría bombardeado al mundo entero para ponerle fin. 

Después de ser liberado de la cárcel, fue despedido de forma deshonrosa del ejército de los EE. UU. Poco después, volvió a delinquir, robar y violar. Robó bicicletas, yates, comida, y fue arrestado y encarcelado muchas veces. En sus escritos, dice que todo lo que su país podía hacer era tratar de condenarlo, enviarle a la cárcel durante unos años y luego dejarlo libre y para que pudiera volver a empezar. Volvería a ser el asesino despiadado y de sangre fría que era y estaba de acuerdo con eso. 

Fue encarcelado numerosas veces por diferentes cargos. La mitad de su vida transcurrió en reformatorios y prisiones, alrededor de 20 años. Mientras estuvo encarcelado, Panzram entraba en disputas frecuentemente. Atacó, insultó, acosó y violó a otros reclusos. Como represalia, los guardias lo golpearon y lo sometieron constantemente.

Un monstruo furioso

En sus propias palabras, Carl Panzram estaba ‘furioso’ y solía violar antes de robar. Tenía 1,82 m de altura, algo que le otorgaba cierta ventaja sobre sus víctimas. Después de haber sido expuesto a trabajos forzados en la mayoría de las cárceles donde fue sentenciado, había desarrollado su fuerza física, que se convirtió en un arma contra los hombres que violaba. Siempre estuvo en vandalismo e incendios, y debido a que toda su vida se debió a robos y otros actos de atrocidades, pudo violar a más de 1000 hombres y niños, dentro y fuera de la carcel.

Solía violar a sus víctimas, todas ellas masculinas. Nunca mostró interés en las mujeres. Puede que no fuera homosexual, pero violar hombres fue su tortura favorita. Se mantuvo alejado de las mujeres después de haber contraído la gonorrea. Era, muy probablemente, un psicópata sin conciencia. A pesar de no haber tenido ninguna educación básica, sus manuscritos autobiográficos demostraron que era inteligente. No estuvo motivado por el sexo o el dinero, sino por el odio a la humanidad.

Robos y asesinatos

En algunos días, llevó a cabo múltiples crímenes, y para él, eso era normal. En junio de 1915, Carl Panzram irrumpió en una casa en Astoria, Oregon. Mientras intentaba vender artículos que había robado, fue arrestado por la policía, declarado culpable y sentenciado a siete años de prisión. El 24 de junio, el mismo año, comenzó a cumplir su condena en la Penitenciaría Estatal de Oregón, Salem. Según él, la prisión solo lo empeoró.

Warden Harry Minto era uno de los guardias de  Salem y un firme creyente en las medidas punitivas en la cárcel. Torturaba, golpeaba, aislaba y maltrataba a los reclusos. Mientras estuvo en Salem, Panzram juró no cumplir los siete años por los que fue condenado. Desafió a los guardias y comenzó a buscar formas de escapar. Durante su primer año de encarcelamiento, ayudó a Otto Hooker, un compañero interno, a escapar de la prisión. Otto intentó ponerse a salvo. Una vez conseguido esperó pacientemente. Cuando tuvo la oportunidad mató al guardia Warden Harry. Esta fue la primera vez que Panzram estuvo involucrado en un caso de asesinato. Fue tomado como un accesorio para el caso.

Mientras estuvo en Salem, Panzram participó en cientos de acciones disciplinarias debido a su desafío a las autoridades. Pasó un confinamiento solitario de 61 días en la cárcel alimentándose a base de cucarachas, pero nunca se reformó. El 18 de septiembre de 1917, escapó de la prisión. Lo capturaron después de una serie de tiroteos con la policía y fue enviado de vuelta. El 12 de mayo de 1918, escapó de Salem por segunda vez. Aserró los barrotes de su celda durante días para escapar. Esta vez,  no puedo ser capturado. Hizo autostop en un tren de carga que se dirigía hacia el este y juró que nunca volvería al noroeste. Se afeitó el bigote y cambió su nombre a John O’Leary.

A sangre fría

Su autobiografía comienza con su declaración de el asesinato, como mínimo de 21 personas, las que pudo recordar. Pero podría haber matado a más del doble, especialmente porque había envenenado el agua municipal con arsénico. 

Su asesinato comenzaron en 1920. En agosto de ese año, irrumpió en la casa del Secretario de Guerra Taft en New Haven, Connecticut. Allí, robó joyas y otras cosas, entre ellas había una pistola Colt M1911 calibre 45. Taft fue quien lo condenó previamente a la prisión Leavenworth y Panzram lo vio como una venganza. 

Con la pistola robada, Carl Panzram comenzó una carrera criminal que duró 8 años en diferentes países. Había robado suficiente dinero de Taft para comprarse un yate, apodado el Akiska. Después de comprar el yate, solía atraer a los marineros de los bares de la ciudad de Nueva York. Los emborrachaba, se los llevaba a lugares oscuros, los violaba y les disparaba con la pistola robada. Arrojaba los cuerpos de sus víctimas cerca de Execution Rocks Light, en Long Island. En esta juerga de asesinatos, mató a diez personas y no lo capturaron ni sospecharon de él.

Un cambio de aires

Su yate se hundió cerca de Atlantic City. Gracias a ello sus dos últimas víctimas pudieron escapar. Temiendo que pudiera ser denunciado a las autoridades, huyó a Luanda, en la Angola portuguesa, con otro barco. Nada más llegar, violó y luego mató a dos niño, uno de 11 y otro de 12 años. En sus palabras:

por el celebro les salía los sesos cuando los dejé“. 

Había ido a Angola para hacer negocios, pero no tuvo éxito. Carl contrató a 6 trabajadores para llevarlo en una expedición de cocodrilos a través de un bote. Cuando los trabajadores lanzaron su bote a las aguas, les disparó a todos y les dio de comer a los cocodrilos. Nadie encontró sus cuerpos.

El regreso de la bestia

Después de un año, regresó a los Estados Unidos. A su regreso, Carl Panzram violó y mató a otros dos niños pequeños. El 18 de julio de 1922 golpeó al primero hasta la muerte con una piedra. Ese mismo año estranguló al segundo. Los chicos eran de Salem, Massachusetts y New Haven, respectivamente. A pesar de haber dicho que nunca iría al Noroeste, estuvo allí de nuevo.

En junio de 1923, Panzram mató a tiros a un hombre con una pistola del 38 que robó al jefe de la policía en New Rochelle, Nueva York. También mató a un hombre cuando irrumpió en una casa en Baltimore. Afirmó haber matado a otros dos niños de Filadelfia en 1923 y 1928, después de violarlos.

Además de los asesinatos que relató en su autobiografía, Panzram fue responsable de asesinatos en masa y miles de atroces actos, incluso llegó a envenenar el suministro de agua de la ciudad con arsénico. 

El final de la carrera criminal de Panzram

Arrestaron a Carl muchas veces, y lo volvía a soltar demasiado pronto. Estaba acostumbrando al sistema hasta que se aburrió de el. En 1928, arrestaron a Panzram por última vez. Estaba cometiendo un robo en Washington DC cuando la policía lo arrestó. Al ver que sería liberado después de que Carl cumpliera su pena, confesó voluntariamente haber matado a dos niños. Después de la confesión, fue condenado a 25 años de prisión perpetua para ser trasladado a la Penitenciaría Federal de Leavenworth.

Carl Panzram fue sincero al hablar de sí mismo. Le dijo al alcaide que iba a matar al primer recluso o guardia que lo molestara. A la luz de su declaración, se le dio un trabajo solitario en el lavadero de la prisión. Pero, en cuanto vio oportunidad, mató al supervisor de la lavandería a sangre fría golpeándolo con una caja de herramientas. Por ello, sentenciaron a muerte a  Panzram. Cientos de activistas por los derechos humanos trataron de defender su caso apelando su sentencia de muerte, pero él se negó a apelar. Era un hombre que hizo las paces con su muerte y estaba deseando que llegara. Dijo a los activistas de derechos humanos:

El único agradecimiento que os daré será cuando tenga vuestro cuello entre mis manos“.

Después de la sentencia de muerte hacia Panzram, un guardia, Henry Lesser – 1902-1983 – se hizo amigo de él y le proporcionó material de escritura. Escribió una autobiografía de una celda de la cárcel y así es como la gente llegó a conocer todas las atrocidades que cometió. Su libro comienza con una confesión directa del asesinato de 21 personas y la violación de más de 1000 hombres.

¿Cómo murió Carl Panzram? 

El 5 de septiembre de 1930, Panzram fue ahorcado. Se resistió a que los guardias le cubrieran la cara con la capucha para poder escupir en la cara de su verdugo. Sus últimas palabras fueron:

¡Sí, apúrate, cabrón Hoosier! ¡Podría matar a una docena de tus hombres mientras tú juegas!” 

Carl Panzram fue enterrado en el Cementerio Penitenciario Leavenworth con su número de prisión, 31614, inscrito en la tumba. Una película de Carl Panzram fue lanzada en 2012 para mostrar todas las atrocidades y actividades criminales que cometió. La biografía de Carl Panzram fue escrita por Karl Menninger con el nombre “Hombre contra sí mismo”. Henry Lesser pasó cuatro décadas tratando de buscar un editor que imprimiera la autobiografía de Panzram. El libro de Carl se lanzó en 1970 con el título Killer: A Journal of Murder.

Clyde Parker

2 comentarios

  • Gracias Morticia. Es un placer que ver que aprecias mi trabajo. Me gusta mostrar a la gente el lado oscuro de la humanidad. La mente de un psicópata es realmente terrorífica… no como las historias que tu cuentas; hadas, duendes y brujas. Gracias igualmente.